Enfermedades condiciones de perros

Hematuria (sangre en la orina) en perros

Hematuria (sangre en la orina) en perros

Descripción general de la hematuria (sangre en la orina) en perros

La hematuria es la presencia de glóbulos rojos en la orina. Puede ser grave (visible a simple vista) o microscópico. Las posibles causas de hematuria en perros incluyen:

  • Infecciones bacterianas de las vías urinarias y genitales, como cistitis (infección de la vejiga), vaginitis o prostatitis.
  • Cáncer de las vías urinarias o genitales.
  • Cálculos (cálculos) en el tracto urinario
  • Anomalías congénitas del tracto urinario (las presentes al nacer)
  • Parásitos raros del tracto urinario
  • Trastornos de la coagulación (sangrado), incluido el veneno anticoagulante para ratas (warfarina)
  • Trauma
  • Ciclos normales de reproducción o calor (estro)
  • Inducida por medicamentos (p. Ej., Cistitis causada por ciclofosfamida, un medicamento utilizado para tratar algunos tipos de cáncer y enfermedades inmunomediadas)
  • Hematuria idiopática benigna ("de causa desconocida") que se origina en el riñón
  • De qué mirar

    El efecto de la hematuria en la mascota puede variar de ningún efecto obvio a severo. El sangrado severo en el tracto urinario puede hacer que el perro se vuelva anémico y puede causar debilidad o colapso.

    Otros síntomas que comúnmente acompañan a la hematuria incluyen:

  • Micción dolorosa o difícil
  • Dificultad para orinar
  • Paso frecuente de pequeñas cantidades de orina.
  • Dolor abdominal

    Debe hacer que su veterinario examine a su mascota si observa hematuria o alguno de estos otros síntomas.

  • Diagnóstico de hematuria en perros

    Su veterinario puede recomendar una o más de las siguientes pruebas para evaluar su mascota para detectar hematuria:

  • Análisis de orina
  • Cultivo de orina y sensibilidad
  • Examen microscópico de frotis vaginales.
  • Hemograma completo
  • Pruebas de bioquímica en suero.
  • Perfil de coagulación incluyendo recuento de plaquetas
  • Radiografías abdominales simples
  • Estudios de rayos X con contraste
  • Examen de ultrasonido abdominal
  • Tratamiento de la hematuria en perros

    El tratamiento depende del diagnóstico. Su veterinario puede recetar uno o más de los siguientes tratamientos para su perro:

  • Antibióticos para la posible infección bacteriana de las vías urinarias o genitales.
  • Cambios en la dieta para ciertos tipos de cálculos (cálculos)
  • Fluidoterapia para la deshidratación.
  • Vitamina K para consumo de veneno anticoagulante para ratas
  • Cuidados en el hogar

    La presencia de sangre en la orina (hematuria) es anormal. Si observa hematuria, debe llevar a su mascota a su veterinario para su evaluación.

    Observe de cerca a su mascota por cualquiera de los signos clínicos asociados, como dolor o esfuerzo al orinar. Si es posible, obtenga una muestra de orina anulada (libre) de su mascota y llévela con usted cuando visite a su veterinario.

    Administre todos los medicamentos recetados según las indicaciones de su veterinario. Informe inmediatamente a su veterinario cualquier cambio inesperado en el estado de su mascota. Evalúe el entorno de su mascota en busca de posibles toxinas, específicamente, veneno anticoagulante para ratas.

    Información detallada sobre la hematuria en perros

    La hematuria (sangre en la orina) puede ser causada por varios trastornos diferentes. Las causas más comunes de hematuria son:

  • Infección bacteriana del tracto urinario
  • Piedras en el tracto urinario, especialmente en la vejiga o la uretra.
  • Cáncer del tracto urogenital (urinario o reproductivo), especialmente cáncer de vejiga o uretra
  • Trastornos urogenitales (urinarios o reproductivos) como infección uterina y vaginitis en mujeres y prostatitis en hombres.
  • Ciclo de calor normal en perras sexualmente intactas
  • Anormalidades congénitas (las presentes al nacer) del tracto urinario, con mayor frecuencia una bolsa de la vejiga llamada uraco

    Las causas menos comunes de hematuria incluyen:

  • Anomalías en la coagulación causadas por un recuento bajo de plaquetas (llamado trombocitopenia), ingestión de warfarina (veneno para ratas) y coagulación intravascular diseminada (un problema de coagulación sistémica que se observa en animales gravemente enfermos)
  • Parásitos del tracto urinario (el gusano renal Diotophyma renale y el gusano vesical Capillaria plica)
  • Trauma en el tracto urinario (riñones o vejiga)
  • Algunos medicamentos como la ciclofosfamida (un medicamento utilizado para tratar el cáncer y los trastornos inmunes) pueden causar hematuria al inducir una cistitis hemorrágica estéril (no infecciosa)
  • El sangrado del riñón de causa desconocida (denominado "hematuria renal benigna") es raro, pero cuando está presente puede causar hematuria que es lo suficientemente grave como para provocar anemia.
  • Diagnóstico en profundidad

    Las siguientes pruebas pueden ser necesarias para diagnosticar la causa de la hematuria:

  • Análisis de orina para evaluar glóbulos blancos, glóbulos rojos, cristales y bacterias.
  • Cultivo bacteriano de la orina para identificar una infección del tracto urinario y determinar el mejor antibiótico para tratar la infección.
  • Un conteo sanguíneo completo para evaluar la infección sistémica, anemia o recuento bajo de plaquetas (trombocitopenia)
  • Pruebas de bioquímica en suero para evaluar la función renal y hepática e identificar alteraciones de electrolitos y bases ácidas.
  • Un panel de pruebas de coagulación para evaluar si la sangre de la mascota puede coagularse normalmente
  • Citología vaginal en perras intactas que pueden estar en celo (en celo) o tener vaginitis
  • Radiografías abdominales para evaluar el tamaño de la vejiga y los riñones e identificar cálculos lo suficientemente densos como para ser visibles en radiografías simples
  • Ultrasonido abdominal para evaluar el tracto urinario en busca de cálculos, tumores, obstrucción al flujo o evidencia de infección en los propios riñones (pielonefritis). La ecografía a menudo se recomienda cuando otros procedimientos de diagnóstico no han sido concluyentes. La finalización de un examen de ultrasonido puede requerir la derivación a un hospital especializado.
  • Un estudio de contraste para evaluar el tracto urinario en busca de cálculos, tumores u obstrucción. Un estudio de contraste del tracto urinario superior (riñones y uréteres) se llama urograma excretor o pielograma intravenoso. Este estudio puede identificar la obstrucción del tracto urinario superior y los signos de infección renal (pelvis renal dilatada). Un estudio de contraste del tracto urinario inferior (vejiga y uretra) se llama cistouretrografía. Este estudio puede ayudar a identificar tumores de vejiga o anomalías congénitas, como una bolsa de la pared de la vejiga (divertículo de uraco). Estas pruebas pueden recomendarse si otras pruebas de diagnóstico no fueron concluyentes.
  • La cistoscopia en perras permite la evaluación de la vagina, la uretra y la vejiga al introducir una uretra y vejiga rígidas. Esta técnica permite al veterinario visualizar anormalidades congénitas del tracto urogential, tumores, cálculos y otras anormalidades. También permite obtener pequeñas muestras de biopsia a través del endoscopio sin necesidad de cirugía abdominal mayor. La cistoscopia generalmente se realiza después de que otros procedimientos de diagnóstico no hayan sido concluyentes. Requiere anestesia general y derivación a un especialista.
  • Tratamiento en profundidad

    El tratamiento de la hematuria depende de la causa subyacente. Los tratamientos para las causas comunes de hematuria en perros son los siguientes:

  • Los antibióticos se usan para tratar la infección bacteriana del tracto urinario. Idealmente, el antibiótico debe elegirse en base a pruebas de sensibilidad bacteriana para identificar el antibiótico más efectivo para el tipo particular de bacteria que causa la infección. Sin embargo, su veterinario puede hacer una suposición educada sobre qué antibiótico usar en base al conocimiento de los tipos de bacterias que comúnmente causan infección del tracto urinario y la capacidad de varios antibióticos para ser secretados en la orina por los túbulos renales. El tratamiento generalmente se recomienda durante 2 a 3 semanas.
  • Se puede recomendar la fluidoterapia para mascotas que están deshidratadas. También se puede recomendar aumentar la producción de orina (establecer una diuresis).
  • Se pueden recomendar cambios en la dieta si hay cálculos en el tracto urinario o si hay insuficiencia renal.
  • La vitamina K es el tratamiento de elección para la hematuria secundaria a la ingestión de warfarina (veneno para ratas).
  • La intervención quirúrgica puede ser necesaria para la extracción de cálculos o tumores en el tracto urinario o para corregir anomalías congénitas. La cirugía también puede ser necesaria para determinar si el sangrado proviene del riñón izquierdo o derecho en casos raros de "hematuria renal benigna".
  • La quimioterapia puede beneficiarse en algunos animales con cáncer del tracto urinario. El medicamento antiinflamatorio no esteroideo piroxicam (Feldene®) ha sido útil en el tratamiento de perros con cáncer de vejiga.
  • Ver el vídeo: Mi perro orina con sangre. (Agosto 2020).