Enfermedades condiciones de perros

Enfermedad lumbosacra en perros

Enfermedad lumbosacra en perros

Descripción general de la enfermedad lumbo-sacra canina

La enfermedad lumbosacra es un término utilizado para describir la compresión de las raíces nerviosas y la médula espinal a medida que pasan a través de la porción lumbosacra de la columna inferior, que es la parte inferior de la espalda cerca de las caderas en los perros. Su veterinario también puede denominarlo síndrome de “cauda equina”.

Hay una variedad de causas de la enfermedad lumbosacra. Puede ser congénito (presente al nacer) o adquirido (desarrollado después del nacimiento); por lo tanto, los perros pueden mostrar signos clínicos a cualquier edad. La enfermedad lumbosacra es más común en los perros de razas grandes, particularmente los pastores alemanes, y los machos y las hembras se ven igualmente afectados.

La enfermedad se caracteriza por un dolor de espalda marcado, que puede volverse insoportable y muy debilitante, y debilidad en las patas traseras. Debido a que los nervios que irrigan la vejiga, el recto y el ano pasan a través de esta región, puede producir incontinencia urinaria y fecal.

De qué mirar

Los signos de enfermedad lumbosacra en perros pueden incluir:

  • Dolor al acostarse y levantarse
  • Renuencia a moverse
  • Uñas desgastadas
  • Micción inapropiada
  • Diagnóstico de la enfermedad lumbosacra en perros

    La atención veterinaria debe incluir pruebas de diagnóstico y recomendaciones de tratamiento posteriores. Se necesitan pruebas de diagnóstico para reconocer la enfermedad lumbosacra y excluir otras enfermedades que pueden causar síntomas similares. Las pruebas de diagnóstico pueden incluir lo siguiente:

  • Historial médico completo y examen físico. Los perros afectados suelen ser dolorosos al palpar o manipular la parte inferior de la columna. Si su perro tiene un historial de trauma y / o se sospecha una fractura o dislocación de esta región, se realizará una manipulación mínima y cuidadosa de esta región antes de la estabilización de su perro para el shock y la confirmación de la lesión con radiografías (X -rays).
  • Un examen neurológico
  • Las radiografías pueden ser útiles para definir algunas anomalías congénitas de la columna, algunos tumores óseos e infecciones relacionadas con los huesos y los discos.
  • Otras pruebas de diagnóstico pueden incluir un electromiograma (EMG), mielografía y epidurografía. Una tomografía computarizada o resonancia magnética también puede ser útil.
  • Análisis de sangre de rutina
  • Tratamiento de la enfermedad lumbosacra en perros

    El tratamiento para la enfermedad lumbosacra en perros puede ser médico o quirúrgico y depende de la gravedad de la enfermedad.

    El tratamiento médico puede ser más útil cuando la compresión ocurre secundaria a una infección y puede incluir:

  • Descanso, medicamentos antiinflamatorios y antibióticos.
  • Estricto encierro
  • Cirugía, especialmente si el tratamiento médico no es efectivo o el problema es grave

    Se puede recomendar el tratamiento quirúrgico después de radiografías de la columna, un mielograma, epidurograma, tomografía computarizada o resonancia magnética. Una fractura o dislocación generalmente necesita estabilizarse con cirugía. Otros tratamientos quirúrgicos pueden incluir:

  • En casos de compresión ósea congénita, compresión de disco, compresión de ligamentos o presión de un tumor en crecimiento, generalmente se crea una ventana en el hueso para permitir la libertad de las raíces nerviosas.
  • Cuando sea posible, la eliminación de la fuente de la compresión puede ser necesaria.
  • Cuidado y prevención en el hogar

    Independientemente de si su perro tiene un tratamiento médico o quirúrgico del problema, un período inicial de descanso y restricción suele ser importante. Su perro puede necesitar asistencia para levantarse, salir o incluso para orinar. Su veterinario generalmente demostrará técnicas de fisioterapia y atención de apoyo cuando sea necesario. Siga las recomendaciones de su veterinario cuidadosamente para evitar exacerbar la condición.

    El aumento de peso excesivo puede predisponer a algunos perros a un mayor estrés en la parte inferior de la columna vertebral. Por lo tanto, no permita que su perro tenga sobrepeso.

    La mayoría de las fracturas y dislocaciones espinales se producen cuando los perros son atropellados por automóviles. El sentido común y el uso juicioso de una correa deberían ayudar a prevenir este hecho.

    Las causas restantes de la enfermedad lumbosacra, en su mayor parte, no se pueden prevenir. Ciertas actividades, como saltar y torcerse para atrapar un disco volador, pueden tender a sacudir o torcer la columna vertebral inferior. Sin embargo, no existen recomendaciones específicas a largo plazo para prevenir la compresión de la raíz nerviosa lumbosacra.

    Es importante que reconozca temprano la debilidad de las extremidades posteriores o el dolor de espalda. Una vez que la enfermedad ha progresado hasta el punto en que se ve afectada la función urinaria (incontinencia urinaria o goteo de orina), el pronóstico de recuperación es peor que si se detecta y se trata antes, antes de que se desarrollen estos signos. Se recomienda una evaluación temprana por parte de su veterinario para sospechar dolor en la parte baja de la espalda, torpeza, renuencia a subir o bajar escaleras o limitaciones similares.

    Información detallada sobre la enfermedad lumbosacra en perros

    Hay otras causas de dolor de espalda y debilidad de las extremidades posteriores que deben diferenciarse de la enfermedad lumbosacra. Por lo tanto, si su perro tiene dolor de espalda, su veterinario intentará localizar el dolor en un segmento específico de la médula espinal.

  • Aunque las enfermedades de la médula espinal por encima de la región lumbosacra pueden producir debilidad en las patas traseras, el dolor espinal debe ser evidente cuando se manipula la columna vertebral frente a la pelvis durante un examen neurológico. Con la enfermedad lumbosacra, el dolor se produce cuando se manipula la columna vertebral en la pelvis. El efecto sobre las patas traseras debe ser bastante diferente también cuando hay enfermedad de la médula espinal.
  • La displasia de cadera y los ligamentos cruzados rotos dentro de ambas rodillas pueden producir una marcha torpe en la pata trasera. La displasia de cadera puede producir dolor en la extensión de la cadera, que puede malinterpretarse para el dolor de la columna vertebral inferior. Pero ninguna de las enfermedades debería producir anormalidades neurológicas, como nudos en los pies o incontinencia urinaria o fecal.
  • Las enfermedades metabólicas pueden producir debilidad en las patas traseras, pero generalmente se asociarán con otros signos clínicos y anormalidades en el análisis de sangre.
  • La mielopatía degenerativa es una enfermedad neurológica lenta y progresiva que ocurre con mayor frecuencia en los perros pastores alemanes. Los reflejos de las patas traseras suelen ser bastante diferentes a los que se encuentran en los perros con enfermedad lumbosacra y el trastorno no está asociado con el dolor.
  • La atención veterinaria debe incluir pruebas de diagnóstico y recomendaciones de tratamiento posteriores.

    Información detallada sobre el diagnóstico

    Las pruebas de diagnóstico son necesarias para reconocer la enfermedad lumbosacra y excluir otras enfermedades que pueden causar síntomas similares. Las pruebas pueden incluir lo siguiente:

  • Historial médico completo y examen físico. Durante el examen, su veterinario observará cómo su perro se para, se sienta, se acuesta y se levanta. La marcha también se controlará antes de evaluar la parte inferior de la columna y las patas traseras.
  • Por lo general, los perros con enfermedad lumbosacra tienen dolor de espalda significativo. La evidencia de esto puede obtenerse con la palpación directa, que consiste en controlar partes del cuerpo y órganos al tocar y sentir, al levantar y flexionar la cola, o una combinación de empujar la parte inferior de la columna y extender una o ambas caderas. El dolor provocado durante la extensión de la cadera debe distinguirse del dolor de cadera que ocurre en perros con displasia de cadera.
  • Un examen neurológico. Esto puede incluir pruebas que evalúen la conciencia de su perro sobre la posición del pie, los reflejos de las patas traseras y una evaluación de la función de la vejiga y el tono anal.
  • Se puede obtener una muestra de sangre para garantizar que su perro esté lo suficientemente sano como para someterse a una cirugía. En los casos en que se sospeche infección u otra enfermedad metabólica, también se realizarán análisis de sangre.
  • Las radiografías (rayos X) de la región lumbosacra pueden mostrar cambios óseos asociados con inestabilidad, evidencia de infección, fractura o dislocación de la columna o daño óseo compatible con cáncer. No demuestran la compresión real de la médula espinal o de la raíz nerviosa.
  • Electromiografía (EMG). Este es un estudio realizado bajo anestesia general en el que se colocan sondas de aguja a través de la piel para medir la actividad eléctrica de los músculos y la conducción nerviosa. La actividad anormal se registra con la enfermedad lumbosacra, y esta puede ser una buena primera herramienta de diagnóstico antes de realizar pruebas más invasivas, como la mielografía o la epidurografía.
  • Mielografía y epidurografía. Los estudios de rayos X resaltan las raíces del cordón y del nervio, respectivamente, a medida que pasan a través de la porción inferior de la columna vertebral. Estos estudios pueden definir el tipo de compresión presente y, por lo tanto, brindan información útil sobre si la cirugía es apropiada y / o probable que sea beneficiosa.
  • Las tomografías computarizadas y la resonancia magnética, si están disponibles, pueden ayudar a determinar la causa de la enfermedad lumbosacra.
  • Información detallada sobre el tratamiento

    El tratamiento para la enfermedad lumbosacra en perros puede incluir tratamiento médico o cirugía. La gravedad de la enfermedad ayuda a determinar el mejor curso de tratamiento.

    El tratamiento médico se usa comúnmente cuando la infección ósea o la infección del espacio discal es la causa de la enfermedad lumbosacra. Esto incluirá el estricto confinamiento de su perro y la administración de medicamentos antiinflamatorios y antibióticos específicos.

    En los casos más leves de enfermedad lumbosacra debido a la compresión de la raíz nerviosa, o donde el costo de la cirugía es prohibitivo, se puede intentar un descanso estricto y medicamentos antiinflamatorios durante cuatro a seis semanas.

    El tratamiento quirúrgico está indicado para la reparación de la mayoría de las fracturas lumbosacras y muchas otras causas de compresión de la raíz nerviosa. Los tratamientos quirúrgicos pueden incluir:

  • Cirugía realizada bajo la misma anestesia que algunas pruebas de diagnóstico (como un epidurograma o una tomografía computarizada). Estos procedimientos generalmente no son necesarios cuando se puede ver una fractura o luxación obvia en una radiografía simple.
  • Las fracturas y dislocaciones de la columna vertebral en la región lumbosacra generalmente pueden repararse mediante una variedad de técnicas que utilizan alfileres, alambres, abrazaderas metálicas, placas, tornillos y polímeros de cemento estériles.
  • La reparación quirúrgica de la compresión de la raíz nerviosa generalmente implica la eliminación de una "ventana" del techo óseo del canal espinal (una laminectomía dorsal). Esto permite el acceso a material de disco compresivo, tumor o ligamentos engrosados. Es posible que sea necesario extraer hueso adicional alrededor de las aberturas para el flujo de salida de los nervios en el hueso o en las superficies articulares de la articulación lumbosacra. La cirugía generalmente garantiza la total libertad de la médula espinal y las raíces nerviosas que fluyen a través de esta región del canal espinal.
  • Seguimiento y atención domiciliaria para perros con enfermedad lumbosacra

    Todos los perros, ya sea que se sometan a cirugía o no, requieren un estricto encierro y descanso. Debido a que muchos perros afectados son grandes, puede ser más fácil separar una parte de una habitación, como la cocina, en lugar de usar un transportador o una jaula.

    Es posible que se requiera asistencia para levantar y pasear a su perro. Una toalla colgada debajo del abdomen de su perro puede ayudar.

    Muchos perros, incluso aquellos con dolor de espalda dramático y fracturas espinales horribles, pueden recuperarse notablemente rápido. El pellizco de la raíz nerviosa puede ser extremadamente incómodo y muchos perros se sienten mucho mejor después de la extracción quirúrgica de la compresión. Es importante que estos perros no hagan ejercicio demasiado pronto.

    No permita que su perro se suba o salte de los muebles o suba o baje escaleras. Cuando su perro necesite ir al baño, llévelo afuera con una correa para que no pueda correr.

    La medicación puede ser necesaria para ayudar a su perro a orinar normalmente; particularmente para ayudar a prevenir accidentes en la casa. Es importante proporcionar suficiente ropa de cama acolchada y suave para evitar el desarrollo de úlceras por presión.

    Después de la cirugía, la incisión debe revisarse diariamente para detectar hinchazón, enrojecimiento o secreción. Su veterinario debe quitar los puntos o las grapas en dos semanas.