Primeros auxilios para perros

Toxicidad de sapo en perros

Toxicidad de sapo en perros

Descripción general de la toxicidad del sapo canino

Aunque la mayoría de los sapos tienen un sabor amargo y generalmente producen babeo profuso en cualquier mascota que intente probarlo, solo un par de especies de sapos son realmente venenosos. Las secreciones venenosas de estos sapos pueden afectar a los animales que entran en contacto con ellos, causando una serie de signos clínicos.

El veneno es altamente tóxico para las mascotas. Los perros tienen una alta probabilidad de morir si no reciben tratamiento. El sapo del río Colorado y el sapo gigante (también llamado sapo marino) son los dos sapos venenosos más comunes que se encuentran en los Estados Unidos. Estos sapos solo se encuentran en áreas específicas del país. El sapo del río Colorado se puede encontrar a lo largo de grandes arroyos en el suroeste de los Estados Unidos, desde Arizona hasta el sur de California (y México). El sapo gigante no es tan común, pero se puede encontrar en el sur de Texas y Florida.

La toxicidad del sapo es más común en perros que en gatos y generalmente afecta a mascotas jóvenes o curiosas que pasan tiempo al aire libre.

De qué mirar

Los signos de toxicidad del sapo en los perros pueden incluir:

  • Irritación de la boca con salivación excesiva minutos después de la exposición.
  • Depresión
  • Debilidad
  • Colapso
  • Respiración dificultosa
  • Convulsiones
  • Fiebre
  • Vómitos
  • Diarrea
  • Anomalías del corazón
  • Diagnóstico de toxicidad del sapo en perros

    Las pruebas de referencia de rutina generalmente están dentro de los límites normales. Ocasionalmente, un electrocardiograma puede revelar ritmos cardíacos anormales que se pueden ver con toxicidad de sapo.

    La presencia de partes de sapo en el tracto gastrointestinal del animal afectado o la observación del animal en contacto directo con un sapo justo antes del inicio de los signos clínicos es el único medio de diagnóstico. No hay pruebas disponibles que midan la presencia de toxina.

    Tratamiento de la toxicidad del sapo en perros

    El primer paso en el tratamiento es tratar de eliminar el veneno de la boca. Esto se puede hacer enjuagando directamente la boca con agua; una manguera de jardín funciona bien. El tratamiento adicional puede incluir:

  • Puede ser necesario administrar medicamentos como el propranolol (Inderal®) y otros medicamentos para combatir los ritmos cardíacos anormales. Se debe considerar la monitorización del paciente utilizando un monitor de ECG para observar la frecuencia y el ritmo cardíacos.
  • La sedación leve puede ser beneficiosa para aquellas personas que están extremadamente ansiosas, dolorosas o angustiadas.
  • Se recomienda un baño de enfriamiento para las personas con fiebre alta.
  • Cuidado y prevención en el hogar

    Si ve a su perro en contacto directo con un sapo, sepárelo inmediatamente y enjuáguelo con agua. Una vez que su perro haya sido dado de alta del hospital, siga todas las recomendaciones hechas por su veterinario.

    El mejor medio de protección es no permitir que su perro tenga contacto directo con estos sapos.