Enfermedades condiciones de gatos

Otitis Externa (Infecciones del Oído) en Gatos

Otitis Externa (Infecciones del Oído) en Gatos

Descripción general de las infecciones del oído en los gatos

La otitis externa, comúnmente conocida como infección del oído, se caracteriza por la inflamación de los componentes del tejido blando del canal auditivo externo. Puede afectar a los gatos, pero es más común en los perros. Las infecciones del oído también pueden dirigirse al canal auditivo medio o interno; para obtener más información, visite Otitis Interna en gatos

A continuación se incluye una descripción general de las infecciones del oído en gatos, seguida de información detallada sobre el diagnóstico y el tratamiento de esta afección.

Varios factores pueden predisponer a su gato a las infecciones del oído, que incluyen:

  • Conformación anormal del oído o anatomía, como pólipos nasofaríngeos (más común en gatos jóvenes)
  • Agua o cabello en las orejas.
  • Alergias
  • Trauma
  • Tumores (comunes en gatos de edad avanzada)
  • Material extraño en los oídos
  • Parásitos
  • Enfermedad autoinmune
  • Enfermedad de la piel generalizada

    Las infecciones son causadas por hongos, bacterias o parásitos. Las pruebas de laboratorio pueden ayudar a determinar cuál de estas es la causa en su mascota. Ácaros de oído (Otodectes) puede causar aproximadamente el 50% de las infecciones en gatos jóvenes. Otra causa común en los gatos son los pólipos nasofaríngeos en gatos jóvenes o de mediana edad y la neoplasia (cáncer) del oído en gatos mayores.

  • De qué mirar

    Los signos comunes de infecciones del oído pueden incluir:

  • Rascarse o frotarse las orejas
  • Sacudiendo la cabeza
  • Un olor anormal o secreción del oído.
  • Dolor cuando manipulas el oído
  • Diagnóstico de otitis externa en gatos

    La atención veterinaria debe incluir pruebas de diagnóstico para determinar la causa subyacente y ayudar a guiar las recomendaciones de tratamiento posteriores. Las pruebas pueden incluir:

  • Historial médico completo y examen físico con especial atención a los oídos y la piel.
  • Citología, que consiste en tomar una muestra de la secreción del oído o cualquier masa y examinarla con un microscopio. La descarga si se evalúa la presencia de ácaros, organismos de levadura o bacterias.

    Algunas mascotas pueden requerir pruebas de diagnóstico adicionales para determinar la causa subyacente de las anomalías. Las mascotas con infecciones recurrentes del oído, las que responden mal al tratamiento, las mascotas con anormalidades cutáneas generalizadas o aquellas con otros problemas de salud pueden necesitar pruebas de diagnóstico adicionales. Estos pueden incluir:

  • El cultivo y la sensibilidad implican tomar una muestra de la secreción del oído y enviarla a un laboratorio para identificar las bacterias específicas presentes. Las bacterias se exponen a múltiples muestras de antibióticos para determinar qué las matará de manera más efectiva.
  • Se pueden recomendar radiografías (rayos X) para determinar la salud del canal auditivo y los huesos y para evaluar el grado de afectación. Algunos casos de otitis externa (inflamación del oído externo) pueden progresar a otitis media (inflamación del oído interno).
  • Conteo sanguíneo completo (CBC) y perfil bioquímico para verificar los factores que pueden contribuir a la infección, así como para determinar si hay una enfermedad concurrente
  • Pruebas de alergia para determinar si su mascota es alérgica a cosas que pueden irritar los oídos, así como la piel.
  • Tratamiento de la otitis externa en gatos

    Los tratamientos para la otitis externa pueden incluir los siguientes:

  • Limpiar la oreja. Esto se puede lograr colocando soluciones en el oído de su mascota en casa o haciendo que su veterinario limpie las orejas. Las infecciones moderadas a severas pueden requerir sedación y enrojecimiento en el hospital.
  • Terapia tópica Por lo general, consiste en un medicamento para el oído que coloca en el oído de su mascota una o dos veces al día. El medicamento específico y las instrucciones dependerán de la causa de la infección. Es extremadamente importante seguir cuidadosamente las instrucciones de su veterinario.
  • Terapia sistémica con glucocorticoides (esteroides) para disminuir el dolor y la inflamación.
  • Terapia con antibióticos en casos de infección bacteriana grave o ulceración.
  • Terapia antifúngica en casos de infecciones por levaduras graves o recurrentes.
  • Terapia antialérgica
  • Cuidado y prevención en el hogar

    El tratamiento óptimo requiere una combinación de atención veterinaria profesional y domiciliaria. Asegúrese de que su veterinario o su personal le muestren cómo colocar el medicamento en las orejas de su gato.

  • No use hisopos de algodón en el oído; Estos pueden empujar la infección y / o descargar más profundamente en el canal auditivo. Limpie las orejas antes de aplicar la medicación.
  • Regrese a su veterinario para exámenes de seguimiento como se sugiere. Se puede recomendar una citología repetida para controlar la terapia.

    En casa, el cuidado especial de las orejas de su gato puede ayudar a mantener las orejas sanas. Seque las orejas después de bañarse o nadar y revise las orejas en busca de materia extraña.

    Además, a la primera señal de rascarse, sacudirse la cabeza, dolor, hinchazón, olor o secreción, haga que su veterinario revise las orejas de su gato.

  • Información detallada sobre las infecciones del oído en los gatos

    Otros problemas médicos pueden provocar síntomas similares a los encontrados en la otitis externa. Es importante excluir estas condiciones antes de establecer un diagnóstico definitivo. Ejemplos son:

  • La atopia es causada por una alergia. Los gatos con picazón en la piel causada por una alergia comúnmente tienen otitis externa.
  • Enfermedad autoinmune, como lupus eritematoso sistémico o discoide o pénfigo
  • Alergia de contacto
  • Alergia a la comida
  • Cuerpos extraños como los aros de cola de zorro
  • Enfermedades del oído como cáncer, hiperplasia o pólipos.
  • Parásitos como los ácaros del oído, que son responsables del 50 por ciento de la otitis en los gatos.
  • Pólipos
  • Seborrea
  • Trauma
  • Tumores Se ha informado lo siguiente: carcinoma de células escamosas (más común en gatos que en perros), histiocitomas, adenomas de glándulas sebáceas, adenocarcinomas, tumores de células basales, tumores de mastocitos, condromas, condrosarcomas, trichoepiteliomas, adenomas de glándulas apocrinas, fibromas, fibrosarcomas y papilomas. .
  • Información detallada sobre el diagnóstico de otitis externa en gatos

    La atención veterinaria debe incluir pruebas de diagnóstico y recomendaciones de tratamiento posteriores. Se necesitan pruebas para confirmar el diagnóstico de otitis externa y excluir otras enfermedades que pueden causar síntomas similares.

    A menudo se recomiendan las siguientes pruebas de diagnóstico:

  • Complete el historial médico y el examen físico para examinar los oídos externos de su mascota. Su veterinario prestará mucha atención al tamaño del canal auditivo, la presencia de dolor, el olor de las orejas, la presencia de cabello o material extraño, masas o pólipos, el carácter de las secreciones / exudados, la solidez del tímpano y la salud en general. Su mascota puede necesitar ser sedada.
  • Citología para identificar parásitos, organismos de levadura, bacterias y componentes celulares. Esta prueba ayudará a determinar la causa de la otitis externa y a elegir el tratamiento adecuado para su mascota.
  • Pruebas de cultivo y sensibilidad en casos de infecciones recurrentes, ya que hay algunos organismos que a menudo son resistentes a muchos antibióticos.
  • Biopsia de crecimientos para determinar la presencia de tumores.
  • Radiografía (rayos X) para evaluar el grado de la enfermedad.

    Su veterinario puede sugerir una referencia a un dermatólogo en casos difíciles o recurrentes o pruebas de diagnóstico adicionales para excluir o diagnosticar otras afecciones o para comprender mejor el impacto de la otitis externa en su mascota. Estas pruebas se seleccionan caso por caso y pueden incluir:

  • Un conteo sanguíneo completo (CBC) para evaluar a su mascota en busca de otros problemas, como infecciones o inflamaciones.
  • Pruebas de bioquímica sérica si hay otros síntomas anormales en el examen físico, como la pérdida de peso.
  • Análisis de orina para evaluar los riñones y la vejiga.
  • Pruebas de nivel de tiroides para determinar la presencia de hipotiroidismo, que es el trastorno endocrino más común que causa otitis externa en gatos.
  • Pruebas de función suprarrenal para descartar la enfermedad de Cushing, que es el hiperadrenocorticismo secundario a la excreción hipofisaria excesiva de la hormona adrenocorticotrópica
  • Pruebas de alergia para descartar enfermedad alérgica.
  • Ensayo dietético para descartar enfermedad alérgica
  • Cultivos fúngicos en presencia de infecciones fúngicas graves o recurrentes.
  • Raspados de piel para descartar ácaros como Demodex
  • Información detallada sobre el tratamiento de la otitis externa en gatos

    El tratamiento para la otitis externa puede incluir uno o más de los siguientes:

  • El tratamiento del proceso primario de la enfermedad, los factores subyacentes que predisponen a su mascota a la infección y el agente infeccioso específico. Eliminar los desechos del canal es fundamental antes del tratamiento tópico. Existen varios tipos de limpiadores para los oídos. Los limpiadores para oídos pueden ser detergentes y ceruminolíticos (productos como Epi-Otic, Oti-Clens, Routeen, Alo-Cetic) o antimicrobianos (Chlorhexiderm, Malaseb). La limpieza de los oídos debe realizarse una o dos veces al día hasta que se eliminen todos los restos, que generalmente es de 3 a 7 días. Se debe evitar una limpieza excesiva, ya que puede causar problemas en los oídos. Los limpiadores pueden mantener el oído húmedo y susceptible a la infección.
  • El manejo inicial incluye limpiar la oreja de su gato. Esto se puede lograr colocando soluciones en el oído de su mascota en casa o haciéndolas limpiar por su veterinario. Las infecciones moderadas a severas pueden requerir sedación y enrojecimiento en el hospital. Las infecciones de oído no complicadas responden bien a los medicamentos tópicos para el oído, como Antimax, Otomax, Surolan.
  • La terapia tópica generalmente consiste en medicamentos para los oídos que se colocan en el oído de su mascota una o dos veces al día. El medicamento específico dependerá de la causa de la infección. Es extremadamente importante seguir las instrucciones de su veterinario para obtener el medicamento en el oído de su mascota. La medicación inadecuada y la administración inadecuada es una causa común de fracaso del tratamiento.
  • Se puede administrar terapia sistémica con glucocorticoides, como prednisona, para disminuir el dolor y la inflamación. Estas son hormonas que a menudo se usan como agentes inflamatorios. A menudo se usa durante 10 a 14 días cuando hay dolor e inflamación. También se pueden usar glucocorticoides tópicos.
  • La terapia con antibióticos puede ser acusada de infecciones bacterianas severas o ulceración. Los antibióticos se pueden elegir según la citología y / o el cultivo bacteriano.
  • La terapia antimicótica está indicada en casos de infecciones severas recurrentes por levaduras.
  • Las visitas de seguimiento periódicas a su veterinario son importantes para garantizar que la condición de su gato no empeore.
  • Cuidados en el hogar para gatos con otitis externa

    El tratamiento óptimo para su gato requiere una combinación de atención veterinaria en el hogar y profesional. El seguimiento puede ser crítico. El seguimiento de la otitis externa a menudo incluye las siguientes recomendaciones:

  • Administre los medicamentos recetados según las indicaciones y asegúrese de contactar a su veterinario si tiene problemas para tratar a su gato.
  • Se puede recomendar la limpieza de mantenimiento a largo plazo en casos de infección de larga data. El procedimiento de limpieza puede ser diario o semanal, dependiendo de la tasa de formación de cera y escombros.
  • Administrar cualquier medicamento recetado. NOTA: La incapacidad de medicar a su mascota es una razón común para el fracaso del tratamiento.
  • Programe visitas veterinarias regulares para controlar el estado de su mascota. Repetir los exámenes de citología es fundamental para curar tratamientos a largo plazo.
  • Se pueden recomendar evaluaciones periódicas del oído con citología.
  • Los cultivos de oído pueden ser útiles en infecciones de larga data.
  • Por supuesto, el seguimiento preciso depende de la gravedad de la enfermedad de su mascota, la respuesta al tratamiento y las recomendaciones de su veterinario.